1 de enero de 2017

Londres con niños. Guía para 5 días de viaje. Parte II: Plan dos primeros días

Voy a continuar contándote cómo nos organizamos en Londres. Como te decía, Papajavi hizo un plan que nos vino de coña para aprovechar cada día y pudimos cumplirlo prácticamente cada día.

Nuestro primer día fue algo diferente de lo planeado, porque el avión salió con retraso por niebla, pero te lo voy a contar tal cual lo planeamos. Espero que te sirva!

Día 1:

Llegamos a Gatwick, y nuestra intención era coger el Gatwick Express para llegar a Victoria, pero justo había huelga en los trenes y no pudimos sacar billete en ese tren. Como íbamos 4 adultos y dos niños, que no pagan, sacamos un billete de tren con descuento de grupo, que te aplican si compras 3 o más billetes. Tardamos unos 50 minutos en llegar.

En Victoria compramos las Oyster Card normales que, como te decía, recargamos con 30 libras cada una.

Desde Victoria fuimos hasta Vauxhall en metro, que está a dos paradas. Y desde la estación hasta el hotel, caminamos unos 5 minutos.


Después de hacer el chek-in en el hotel, pensábamos volver al metro y coger la línea azul hasta Green Park. Dar un paseo por el parque y ver el Palacio de Bukingham. Los cambios de guardia son días alternos, en principio lunes-miércoles-viernes, a las 11.30. Puedes comprobar los horarios aquí. Luego queríamos haber cruzado St. James Park, llegando hasta Wesminster y ver el Big Ben, y terminar en Leiscester Square para cenar.


Como llegamos más tarde de lo planeado, no pudimos pasear por los parques ni ver el Palacio ese día. Acabamos directamente en la zona de Piccadilly y comimos (a las 17h en el Burguer King de Leiscester Square).

Ya que estábamos ahí, aprovechamos para entrar en la tienda de M&M's y en la de Lego, que está en frente.

Se han convertido en una atracción más de la ciudad. La de M&M's huele a chocolate que te hace salivar nada más cruzar la puerta. Es muy llamativa con tanto colorido y con esas torres de chocolates separados por colores. Es dificil salir sin pecar de allí...
 



Y la de Lego es impresionante por las construcciones que han hecho. Hay un mural en las paredes de las escaleras que es una pasada, con luces y todo. Y en el escaparate han construido un Big Ben de varios metros de altura y en el techo un dragon que parece entrar y salir de la tienda. También hay una cabina típica a tamaño real y unas mesas con piezas de distintos tamaños (Lego Duplo y Lego classic) para que los niños jueguen. Todo hubiera sido mucho mejor con menos gente...pero en navidad todo estaba hasta arriba.






Al salir de fuimos dando un paseo por Piccadilly Street y nos encontramos sin querer con los almacenes Fortnum & Mason, fijándonos primero en los escaparates, que estaban puestos súper chulos...una locura de boniteces...unas latas de tés y de galletitas...una decoración súper British...un té de las cinco a  25 libras...

El primer día lo terminamos cenando en el hotel unas ensaladas y unos sandwiches que nos compramos en un súper de camino. Ya no dábamos para más...

Día 2: 

El segundo día era el del British Museum. Cogimos el metro, la línea azul hasta Stockwell y ahí enlazamos con la línea negra, hasta Tottenham Court Road.



El museo abre a las 10 y no conviene llegar mucho más tarde de la hora de apertura para evitar el mogollón de gente. Nosotros que fuimos en días de cole, nos encontramos allí con muchos grupos de niños en uniforme de visita escolar.

No hicimos una visita muy larga, pero a poco que quieras ver algo de Roma y Grecia, y las momias ya estuvimos casi 3 horas. Al final, entre llegar y visita, empleas la mañana entera.


Al salir del museo, volvimos a coger el metro en Tottenham Court Road y fuímos hasta Candem Twon  para comer. Teníamos muchas ganas de ir porque en los anteriores viajes a Londres no nos había dado tiempo. Y como no llovía pudimos comer en los puestecitos que hay al lado del canal.


Aquí os tengo que advertir sobre los pájaros...cuidad de vuestra comida porque no tienen ninguna vergüenza y se tiran a quitártela de las manos. Literalmente! 




El ambiente está genial y tienes comida de todos los tipos que te imagines o te pueda apetecer. Nos encantó.



Después de comer, volvimos al metro y nos bajamos de nuevo en Tottenham Court Road, para bajar paseando por Oxford Street hasta la esquina de Oxford Circus y bajar por Regent Street. En Oxford Street hay una de las muchas tiendas de Ben's Cookies que están de muerte y no te puedes ir sin probar. Te encontrarás varias por la ciudad así que no te apures!

El motivo de bajar paseando era llegar a Hamleys, una de las mayores tiendas de juguetes que he visto.


Como era de esperar los niños alucinaron. La tienda está llena de gente haciendo demostraciones de los juguetes (muchos españoles, por cierto) y claro, si alucinas siendo adulto, desde la vista de un niño debe ser como un sueño hecho realidad.




















Eso sí, mucho ojo con dejaros llevar por las demostraciones. Los juguetes de su marca, no tienen una calidad demasiado buena...

Al salir de la juguetería paseamos por Carnaby St. que es peatonal y al estar con la luces de navidad estaba chulísima.


Luego cogimos un bus, el primero de dos plantas en el que subieron los canijos, que nos llevó a la zona del Westmister. Teniamos ganas de ver el Big Ben y la London Eye. Los niños disfrutaron como enanos yendo en la primera fila de la parte de arriba, realmente parecía que nos íbamos a chocar con todo X).


Y hasta aquí nuestros primeros dos días. Londres da para mucho! Mínimo 3 post!!

26 de diciembre de 2016

Londres con niños. Guía para 5 días de viaje. Parte I: Preparando el viaje

Después de mucho tiempo sin viajar, hace poco por fín pudimos hacerlo con los niños. Teníamos claro que sería a Londres, porque teníamos muchas ganas de volver y más siendo en Navidad...iba a estar todo tan bonito!



Como Papajavi se curró una guía para llevar todo preparado y se nos dio tan bien, he pensado compartirla, por si tienes planeado un viajecito del estilo.



Por favor, lo primero, comprobad que la documentación está en orden! En nuestro caso, casi nos quedamos si volar porque los carnés de los canijos caducaron un día antes de coger el avión y nos dimos cuenta esa misma mañana. Tuvimos que ir a la comisaría del aeropuerto a hacerles un pasaporte de emergencia...por los pelos!

Nuestro viaje fue de 5 días. Y la verdad es que nos pareció el número de días perfecto. Más nos hubiera machacado y en menos días no lo habríamos visto todo.

Lo primero fue decidir qué tipo de tarjeta de transporte nos interesaba más. Los niños, con 5 años no pagan. Cada niño puede viajar en metro, bus o tren con un adulto que tenga tarjeta válida. Elegimos la Oyster card normal, no la turista. La compramos en la estación Victoria, porque en el aeropuerto no se puede comprar, y la recargamos con 30 libras. Con eso tuvimos suficiente para todos los días y cogimos varios metros y autobuses al día. Aunque, sí que es verdad que uno de ellos no cogimos nada más que un bus, porque estaba tan colapsada la ciudad que nos movimos a pie casi todo el día.

Al comprar la tarjeta, te obligan a pagar una fianza de 5 libras, que en realidad no sabemos para qué sirve, porque luego no te hacen devolver la tarjeta en sí misma. Lo interesante para ellos es que la gente no reclama el reembolso de esas 5 libras porque no es fácil, la verdad. Y eso que se llevan. En nuestro caso tuvimos que ir a las taquillas de la estación de Victoria, porque en las máquinas de la estación de Vauxhall no pudimos, pero allí con el tiquet de la compra no nos pusieron problemas.

Al elegir el hotel, necesitábamos uno en el que no nos cobraran anulación, y elegimos uno de la cadena Holiday Inn, en concreto el Holyday Inn Express London-Vaushall Nine Elms. En Londres siempre te arriesgas a que lo que reserves por internet no tenga qué ver con lo que encuentras al llegar, pero en nuestro caso no fue así. El hotel está bien comunicado, está limpio, el desayuno está muy bien, los empleados son amables (e incluso hay alguno que habla español), nuestra habitación era muy amplia y la calefacción funcionaba genial. Si volvemos, lo tendremos en cuenta de nuevo.

Estábamos en la zona sur del río, en la estación de Vauxhall, donde encuentras además de metro, tren e intercambiador de autobuses, así que punto y mini-punto!


Lo malo de viajar en estas fechas es que añochece prontísimo. A las 16.30 ya es noche cerrada. Eso sí, los días te cunden por dos. Y así disfrutas más de la iluminación navideña.

Bueno, para no alargar mucho más el post, lo dejo por ahora. En el siguiente detallaré el plan que hicimos. Ya verás cómo aprovechamos los días!


18 de diciembre de 2016

Nueva imagen, un regreso y un libro


Pues mira tú, que me apetecía volver a escribir y ahora no se qué contarte.

Soy muy de tomarme descansos largos con el blog. Si eres me has leído alguna vez, ya lo sabrás. Es por donde me da. De repente me apetece mucho y de repente no. Soy toda una blogger de pro, ya ves...

Trabajando todo el día delante de un ordenador, no me apetece ponerme delante de otro cuando llego a casa. A parte de que cuando podría ponerme estoy muerta matá. Ya no valgo para nada, con lo que yo he sido. Ahora me "muero" a las diez de la noche. A pesar de que se me ocurren muchas cosas que me apetecería escribir.



Pero bueno, haber podido recibir, después de mucho tiempo, un libro para reseñar de BOOLINO, ha hecho que me entre de nuevo el gusanillo. El que recibimos fue Cómo esconder un león, que es un libro súper tierno de una niña que, con la inocencia que caracteriza a los niños, trata de esconder a un león en casa, sin pensar en lo fiero que pueda ser. Juega con él y le lee cuentos apoyada en su regazo, como si tal cosa. El pobre animalito solo quería comprarse un sombrero, no entendía que su presencia en el pueblo causara tanto revuelo y con la pequeña puede estar tranquilo y protegido.


Una vez más un cuento nos enseña cómo los niños, con su visión limpia del mundo que les rodea, nos dan una lección a los adultos de cómo de feliz sería la vida sin prejuicios.

Ya que volvía al blog, he cambiado otra vez la imagen. De repente me parecía todo muy ñoño y recargado. He simplificado todo y me gusta mucho más. Espero que a tí también.

Encantada de volver de nuevo por aquí. Veremos hasta cuando! ;)

13 de febrero de 2016

Frases de niños #50


Marcos: Mira papá te he hecho un dibujo.
Papajavi: Pero cariño, si no salgo yo. Solo sale mamá y un perrito, no será para mamá?
Marcos: No es que no te he dibujado porque como te dan alergia...si no te tenía que haber puesto con puntitos rojos en la cara...

12 de febrero de 2016

7 de febrero de 2016

Frases de niños #49

Sergio: Los mamuts vivían cuando había dinosaurios?
Papás: No cariño, primero vivieron los dinosaurios y luego los mamuts.
Sergio: Y cuándo se acaben las personas, quién va a vivir??

7 de febrero de 2016